Protocolos de Seguimiento

© GENERALITAT DE CATALUNYA

Los 11 protocolos desarrollados por el proyecto tienen como objetivo detectar diferentes tipos de cambios en los ecosistemas y la biodiversidad, así como las modificaciones del medio debidas a la temperatura. ¡El seguimiento homogéneo y estandarizado es esencial para realizar un seguimiento del cambio climático, tanto en nuestras áreas marinas protegidas como en todo el mar Mediterráneo!

Se han testado y han sido implementados en varias localidades del Parque Natural del Cap de Creus y el espacio de la Red Natura 2000 Litoral del Baix Empordà a lo largo del otoño del 2020.

PROTOCOLO 1

TEMPERATURA

Descripción:

Se mide la temperatura de la columna de agua desde los −5 metros hasta los −40 metros cada 5 metros.

Resultados: 

  • Ciclo anual de temperatura entre −5 m y −40 m en las localidades estudiadas entre enero y octubre del 2021 
  • Gráficas de estratificación: se observa un patrón común de estratificación de la columna de agua con una termoclina situada en torno a los −15/−20 m. Durante los meses de julio y agosto, la termoclina muestra cambios de posición y puede alcanzar los −30 metros o más.
  • Exposición a temperaturas elevadas o número de días con temperaturas por encima de los 24 °C en las diferentes profundidades durante julio, agosto y septiembre de 2020: la temperatura de 24 °C se considera el límite de termotolerancia para muchas especies bentónicas, en especial para las especies de las principales gorgonias, como la gorgonia roja Paramuricea clavata (Crisci et al., 2017). Se han detectado algunos días en que en la profundidad entre 15 y 20 metros la temperatura ha superado estos 24 °C.

© Quim Garrabou 

PROTOCOLO 2

MORTALIDADES MASIVAS

Descripción: 

Evalúa el impacto de los fenómenos de mortalidad masiva sobre las principales especies de gorgonias y otras especies formadoras de hábitat. 

Se cuantifica el número de colonias/individuos sanos y el número de colonias con afectación (>10% afectación) y se estima el porcentaje de colonias afectadas y el tipo de afectación o mortalidad (reciente o antigua).

Resultados: 

  • La mayoría de las poblaciones presentan más de un 10% de mortalidad y, por tanto, se consideran impactadas y que su estado es desfavorable.
  • Por lo general, el porcentaje de mortalidad de las poblaciones estudiadas disminuye en profundidad, donde el impacto del aumento de temperatura es menor, aunque en todos los rangos de profundidades evaluados se observa mortalidad.
  • El tipo de mortalidad más registrada ha sido la epibiosis (mortalidad antigua), aunque también se detectó mortalidad reciente. Esto indica que la mayoría de los impactos en las poblaciones no son recientes, sino que proceden de otros impactos como el temporal Gloria (enero 2020).
© Cristina Linares

PROTOCOLOS 3, 4 Y 6

LEK 1-2-3: Local Ecological knowledge

Son protocolos basados en el conocimiento histórico y las actividades cotidianas de los pescadores locales que se realizan mediante encuestas. 

PROTOCOLO 3 – LEK 1: CONOCIMIENTO LOCAL -1 Tendencias históricas de peces y registros georreferenciados

Descripción: Pretende recuperar información histórica sobre los cambios en la abundancia y distribución de especies y facilitar una detección precoz de nuevas especies que aparecen en zonas donde antes no estaban presentes. 

PROTOCOLO 4 – LEK2 – Seguimiento periódico de peces y registros georreferenciados

Descripción: Pretende obtener información cualitativa sobre especies que pueden utilizarse como indicadores fiables de cambio climático para facilitar la detección precoz de nuevas especies (tanto autóctonas como exóticas) que aparecen en zonas donde antes no estaban presentes. 

PROTOCOLO 6 – LEK 3: CONOCIMIENTO LOCAL – 2 Mortalidades masivas 

Descripción: Pretende recuperar información histórica sobre los episodios de mortalidad masiva de organismos marinos, a menudo vinculados con condiciones climáticas específicas, principalmente peces, organismos filtradores e invertebrados sésiles.  

PROTOCOLO 5

CENSOS VISUALES DE PECES

Descripción:

Estudia y cuantifica la abundancia de las especies de peces en el Mediterráneo y define un Índice de Tropicalización según la proporción de especies de agua fría versus especies de agua caliente. 

Resultados: 

Este protocolo se ha mostrado efectivo para registrar las densidades de las especies más abundantes de peces en ambos espacios protegidos y descartar la presencia de otras especies de afinidad claramente tropical.

Las diferentes localidades presentan presencia de especies similares y diferencias de abundancia de especies. 

Se ha obtenido una mayor proporción de las especies de aguas frías: Coris julis vs. Thalassoma pavo y Serranus cabrilla vs. Serranus scriba, aunque se intuye un inicio de meridionalización, ligeramente más acusado en el Litoral del Baix Empordà.

PROTOCOLO 7

POFA: ESTADO DE CONSERVACIÓN DE LA POSIDONIA OCEANICA

Descripción:

Define el estado de conservación de las praderas de Posidonia oceanica mediante la valoración de la densidad de los haces.

Resultados:

La densidad de haces de Posidonia oceanica obtenida es alta en el Parque Natural del Cap de Creus, donde los valores de densidad (400-600 haces/m²) se encuentran dentro de los valores de referencia de estudios anteriores, y muestran un buen estado de las praderas de fanerógamas de esta zona. Por el contrario, la densidad en el espació de la Red Natura 2000 del Litoral del Baix Empordà ha sido menor (entre 300-400 haces/m²) y es menor que los valores de referencia de estudios anteriores, lo que indica que las praderas de este espacio no se encuentran en buen estado.
En cada espacio protegido no se han observado diferencias remarcables entre poblaciones, aunque en los lugares donde la pradera era continua (Caials, en el Parque Natural del Cap de Creus, y punta Clavaguera, en la Red Natura 2000 del Litoral del Baix Empordà) los valores de densidad registrados eran más altos. Esto podría deberse a que las praderas continuas favorecen el estado de las praderas de fanerógamas marinas.
La floración de P. oceanica tiene lugar principalmente entre septiembre y noviembre. A pesar de haber realizado el muestreo en esta época, solo se ha encontrado presencia de flores en Cap Roig (Litoral del Baix Empordà), con una elevada densidad.

© Cristina Linares

PROTOCOLO 8

FAP: ESTADO DE CONSERVACIÓN DE PINNA NOBILIS

Descripción:

Evalúa el estado de salud de las poblaciones de Pinna nobilis (nacra).

Resultados:

Con el protocolo, no se han encontrado individuos vivos dada la gran mortalidad presente en todo el Mediterráneo. Se han encontrado un par de nacras muertas, una en punta Clavaguera y otra en Sa Tuna.
Debido a la baja densidad de individuos de Pinna nobilis, el protocolo descrito para efectuar su censo es laborioso y dificulta la identificación de individuos fuera de la zona de estudio. En acciones específicas de seguimiento de ciencia ciudadana realizadas recientemente en el Parque Natural del Cap de Creus, se han encontrado ejemplares de nacras vivos en la bahía de Cadaqués (aprox. 11) y también más al norte.

© Jordi Riera

PROTOCOLO 9

URCH: POBLACIONES DE ERIZOS DE MAR

Descripción:

Determina la abundancia y la estructura de tallas de las especies de erizos de mar Paracentrotus lividus y Arbacia lixula. Cuando la densidad de erizos de mar es superior a 200 individuos por 10 m², es probable que los hábitats pasen de hábitats dominados por macroalgas a desiertos submarinos.

Resultados:

Se han observado diferencias entre los dos espacios protegidos, con una mayor densidad de individuos de la especie A. lixula en el Parque Natural del Cap de Creus. Por el contrario, se han obtenido valores más altos de densidad de la especie P. lividus en el Litoral del Baix Empordà, sobre todo en la localidad de Sa Tuna. La zona del Parque Natural del Cap de Creus está caracterizada por un régimen térmico frío, así que la presencia y abundancia de la especie termófila A. lixula podría ser un indicador de anomalías térmicas y un calentamiento gradual de la zona.
La estructura de tallas de las dos especies ha sido diferente, con individuos de tallas medias en la especie A. lixula y una estructura más homogénea con individuos pequeños en P. lividus. La falta de individuos de talla pequeña de la especie A. lixula podría ser debida a la mayor abundancia de peces depredadores en el Parque Natural del Cap de Creus, que ejercen una fuerte presión sobre sus poblaciones y eliminan las tallas más pequeñas.
La presencia de erizos de mar de tallas adultas dificulta el restablecimiento de bosques algales y facilita la formación de blanquizales y comunidades algales simplificadas. Este indicador hace pensar que la protección de ambas zonas protegidas estudiadas no es suficiente para que los peces ejerzan un efecto de control por depredación.

PROTOCOLO 10

BRD: DETECCIÓN RÁPIDA DE ESPECIES BENTÓNICAS INVASORAS

Descripción:

Detecta especies invasoras mediante el análisis fotográfico de diferentes comunidades y, concretamente, las coberturas de distintos grupos funcionales y especies, como las algas y los invertebrados sésiles. Esto permite determinar los tipos de hábitats predominantes en cada profundidad y localidad, y el porcentaje de cobertura facilita la identificación de zonas con desiertos submarinos.

Resultados:

No se han observado diferencias remarcables entre espacios protegidos ni entre profundidades. Sin embargo, se ha observado una mayor proporción de roca pelada o blanquizales en el espacio de la Red Natura 2000 Litoral del Baix Empordà, lo que puede indicar una mayor frecuencia de blanquizales o hábitats dominados por herbívoros. Aunque en un principio se pensaba que estas categorías permitirían identificar especies invasoras de una forma rápida y eficaz, no ha sido así.
En la localidad de Sa Tuna, se observó la presencia de Caulerpa cylindracea, pero no durante este protocolo.

© Cristina Linares. UB

PROTOCOLO 11

FOTOGRAMETRÍA

Descripción:

Permite monitorizar los cambios en la estructura y la complejidad de los hábitats mediante la fotogrametría de estructura del movimiento (Structure from Motion, SfM).

Resultados:

Este protocolo es eficaz para estudiar la estructura y complejidad de los hábitats. Sin embargo, se encuentra en una fase preliminar y se necesitan más esfuerzos para optimizar y estandarizar la metodologia. También cabe destacar que depende en gran medida de disponer fotografías de elevada calidad y al mismo tiempo de unas condiciones óptimas de visibilidad durante el muestreo, lo que ha dificultado realizar este protocolo entre los meses de octubre y noviembre por las condiciones de turbidez y la dificultad del análisis posterior por parte de expertos del proyecto.

© Cristina Linares. UB